Un antifaz es algo aparentemente simple y sencillo pero puede convertirse en una poderosa herramienta de seducción y placer imprescindible en tu habitación.

¿Porqué usar un antifaz?

La principal función de un antifaz es privarnos del sentido que más utilizamos en el día a día: la vista. Sin poder ver, obligamos al resto de los sentidos a funcionar de forma más intenso. El Olfato, el tacto, el oído y el gusto se  convierten en una fuente de sensaciones más placenteras y provocadoras. Sensaciones de gran intensidad en las que quizás no habíamos reparado antes.

Otra de las maravillas de usar un antifaz en tus juegos de pareja es la emoción de lo desconocido. Ante la falta del estímulo visual, el cerebro de la persona que no puede ver empieza a funcionar intentando anticipar lo que sucederá. Un roce, una caricia, un susurro inesperado pueden convertirse en una fuente de placer simplemente por el factor sorpresa.

Una de las preguntas más habituales que nos hacen en las Reuniones Sexy Kleido es:

¿Qué hago exactamente cuando le he vendado los ojos a mi pareja?

Aquí te proponemos algunas ideas y consejos para tus juegos eróticos en pareja con los ojos vendados:

Si lo que deseas es experimentar con la sensación de control, un antifaz es tu mejor aliado. Ante la privación de la vista, “la sumisión” es más sencilla para la persona privada del sentido de la vista. Prueba a masturbarle suavemente o a practicar sexo oral sin dejar que te vea.

Estimula a tu pareja de forma seductora mientras no puede verte. Mientras lleve el antifaz, acaríciale, bésale, susúrrale o sóplale suavemente al oído. Lámele con la punta de la lengua sin apoyarla, sólo rozándole la piel. Cambia el ritmo, de más rápido a más lento. Después haz una pausa larga evitando el contacto mientras puede sentir tu respiración bien cerca, rózale a intervalos combinado pausas y tacto, hasta que te suplique que no dejes de tocarle.

Inspírate en 9 semanas y media. Colócale el antifaz y escoge algunos pedazos de fruta (se recomienda mantenerla fría en la nevera). Acaríciale con la fruta trazando un camino por su cuerpo hasta llegar a la comisura de los labios. Déjale morder un pedacito y pídele que adivine qué es…

El secreto del uso de antifaces está en las sensaciones. Colócale el antifaz y sorpréndele con algo inesperado. Puedes volcarle un poco de cera de masaje de una de las velas de masaje de Kleido, que calientan pero no queman. O puedes acariciarle por las zonas más erógenas con uno de los masajeadores o juguetes eróticos de Kleido. Si siempre te ha apetecido introducir juguetes eróticos en tus relaciones de pareja y no sabes cómo ¿qué mejor que sorprenderle usando uno de ellos para un masaje estimulante mientras no puede ver?

La mejor felación del mundo. Véndale los ojos con un antifaz y empieza a practicar una felación suave. Ten a mano un huevo masturbador de tenga bien lubricado, y sin que lo note cambia la boca por el huevo tenga. Le sorprenderás con una felación impresionante.