Seguro que has oído alguna vez eso de “el chocolate sustituye al sexo”. ¿Qué tiene de cierto esa afirmación?

¿Es verdad que el chocolate sustituye al sexo?

La respuesta es muy sencilla, el chocolate no sustituye al sexo. Pero, aunque el chocolate no sustituya al sexo, eso no quiere decir que no haya una relación muy íntima entre sexo y chocolate, y esa es que el chocolate, al igual que el sexo nos hace generar endorfinas.

¿Qué son las endorfinas?

Las endorfinas son una hormona que segrega nuestro cuerpo a través del sistema nervioso. La función de las endorfinas es ayudar a eliminar el dolor (se puede decir que las endorfinas tienes un efecto analgésico). Por ello, cuando nuestro cuerpo segrega endorfinas nos provoca una sensación de calma, de estar a gusto, de disfrute.

Cuando disfrutamos de relaciones sexuales, o a veces simplemente ante las perspectiva de las mismas o antes un grado importante de excitación, el sistema nervioso también segrega endorfinas, produciendo la misma sensación de calma y felicidad. Justo cuando está a punto de alcanzarse el orgasmo es cuando el nivel de las endorfinas llega a su punto más alto.

Es por este motivo que algunas personas afirman que el chocolate sustituye al sexo, porque en algunos aspectos, practicar sexo y comer chocolate produce la segregación de una misma hormona: las endorfinas (también conocidas como “la hormona de la felicidad”).

Mejor sexo con chocolate

No obstante el chocolate permite estimular dos sentidos que nos pueden permitir disfrutar con mayor intensidad de las relaciones sexuales: el GUSTO y el OLFATO que pueden llegar a excitar y proporcionarnos un punto extra de energía.

La combinación de sexo y chocolate puede ser tan sugerente y el grado de excitación que produce el aroma a chocolate está tan estudiado por los fabricantes de cosmética erótica que los chocolates corporales y lubricantes con aroma y sabor a chocolate se han convertido en la estrella de los productos eróticos para jugar en pareja.